Dossier de Prensa

BIO

Nacido en Madrid, en enero de 1968, Alberto Dorado es un apasionado del audiovisual como medio de contar historias. En 1990 comienza su trabajo como operador de cámara en TV que le llevará por distintas emisoras (TM, A3, T5, C+…) hasta que, en 1999 recibe el encargo, por parte de Jaime Bartolomé, de manejar la cámara (una Arri3, de 35mm) en su cortometraje “Me encantan las confusiones en los aeropuertos” (2000). Desde ese momento, Alberto comprende que su trabajo en TV ya no será suficiente y emprende un camino paralelo que le llevará a colaborar en cortometrajes y documentales siempre pegado a la cámara, bien como operador, bien como director de fotografía. Así además del mencionado Jaime Bartolomé, trabaja con directores como Juan Gautier, Fernando Gil, Jesús Elorriaga, Roberto Montero, José Angel Jiménez o Paco Sánchez y directores de fotografía de la talla de Miguel P. Gilaberte o Bienve Valdivia. Entre sus aportaciones a cortometrajes podemos añadir títulos como la trilogía “Cimientos” (2007), “Tabiques” (2007) y “Falso techo” (2008); “Guns” (2008); “Vuelta y vuelta” (2006) o “Acoso y derribo” (2006). Su labor en el campo del documental puede resumirse en títulos como “El oro de las Californias” (2004); “San Fermines 78” (2005); “Objetivo Irak” (2005); “Sostenido” (2007); “En una mancha de lugar” (2006) o “Febrero, cuando la vida es Carnaval” (2009).

 

LOST, EL CORTOMETRAJE

Después de casi dos décadas poniendo su ojo y su cámara al servicio de las historias de otros, Alberto Dorado, decide llegado el momento de contar las suyas, y con una trayectoria tan extensa como Operador, estaba claro que la cámara jugaría un papel esencial en su primera película. Así Lost (Perdido) es un cortometraje rodado en un único plano que esconde dos tratamientos fílmicos radicalmente opuestos marcando el desarrollo de la historia y los sentimientos encontrados del espectador.

La necesidad de situar la acción en Somalia unida a un presupuesto exiguo obligó a Elena Liñán, productora en su primer trabajo cinematográfico, a un esfuerzo de localización de casi un año, culminando espectacularmente en las Bardenas Reales (Navarra) donde encontró el paisaje que, nos traslada de un único vistazo al África Oriental más desierto y desolado.

El músico David “Lads” Sánchez, compositor de formaciones como Seeders, apoya la idea de África con unos magistrales acordes étnicos iniciales que contrastan con el Pop occidentalizado de “Waving Flag” del somalí K’naan que cierra el cortometraje.

Los actores elegidos, Mohamed Niang y Hovik Keuchkerian, son fruto de un arduo trabajo de casting y del empeño de veracidad e idea de África. Salif es un  niño somalí de etnia Peul, extendida en toda la zona central de África, perfectamente encarnado por Mohamed Niang que aportó, además de unas evidentes identidades físicas con el personaje, una dedicación y seriedad sorprendentes en un niño de 9 años. Hovik Keuchkerian da un giro total al registro que nos tiene acostumbrados y con aplastante profesionalidad dota al Soldado UN y al cortometraje del tempo interpretativo y la tensión que hacen al espectador revolverse incómodo en su butaca en sólo 3 minutos.

  

AFRICA EN ESPAÑA: LAS BARDENAS REALES

 Un cortometraje, léase presupuesto ínfimo, no se puede permitir un rodaje africano siendo el equipo madrileño. Hay cortometrajistas que sí pueden, pero éste no es el caso. Entendiendo esta premisa como básica, el guionista tiene dos opciones: o replantearse su historia y ubicarla en uno de los barrios de la capital o embaucar al director y convencerle de que hay que encontrar una localización en España que nos traslade visualmente a un desierto africano. En las producciones en las que el guionista y el director son la misma persona, casi siempre llegan al acuerdo de no replantearse nada y endosarle el problema a producción. Lost (Perdido) ha tenido la suerte de contar con Elena Liñán. Probablemente al ser éste su primer trabajo cinematográfico, recibió el encargo ilusionada y emprendió la búsqueda de un paisaje que evocara Somalia sin salir de nuestras fronteras. Poco a poco fue comprendiendo que no iba a ser tarea fácil (el único plano del cortometraje es muy amplio y en España no quedan casi paisajes en los que no asomen líneas eléctricas o algún tipo de construcción). Pero la tenacidad de Elena y una buena factura de gasolina dieron con el escenario perfecto para el rodaje: Las Bardenas Reales en Navarra.

 Aspecto desértico, montañas peladas y escasez de vegetación. Era el escenario perfecto ¡¡¡y sin tener que desplazar todo el equipo a África!!! Pero, de repente, alguien dijo “¿no es ahí donde intentó rodar Terry Gilliam su Don Quijote? Pues sí, en esa misma localización es donde fracasó el rodaje de El hombre que mató a don Quijote, dando lugar al documental Lost in la Mancha que narra los problemas por los que pasó Guiliam y todo su equipo. Todavía no sabíamos que el fantasma de ese rodaje iba a sobrevolar constantemente sobre el nuestro.

 Componentes electrónicos que se sobrecalentaron, grúa que se averió durante el montaje, tractores que casi nos pasaron por encima y mosquitos que intentaron devorar al equipo, fueron sólo algunos de los “problemillas” que encontramos la tarde del rodaje. El intenso e inexplicable calor para una tarde de otoño se unió a la fiesta de caos que suele acompañar a todo cortometraje. Pero el grupo de profesionales que Elena había reunido consiguió sobreponerse a todo ello y sacar adelante un plano secuencia de alta complejidad en medio de las peores condiciones. Aún así, ninguno de ellos se tomará a broma jamás las leyendas de mal fario para los rodajes que envuelven aquel lugar…

 

MOHAMED NIANG

Nacido en Madrid un 8 de Mayo de 2000, este senegalés afincado en España es un aplicado estudiante de 4º de Primaria. Su gran aptitud para los idiomas unida a un deseo irrefrenable por dedicarse a la interpretación hicieron que los productores de Lost tuvieran claro nada más verle que era la persona idónea para el papel de Salif. Este ha sido su primer trabajo para el cine pero Mohamed espera que sólo sea el principio…

HOVIK KEUCHKERIAN

Este español nacido en Líbano (Beirut, 1972) y que sorprende con un físico abrumador a quien se acerca a darle la mano, esconde una biografía plagada de sorpresas que se puede consultar en su página en la red hovik.es. Boxeador profesional desde 1999, en junio de 2003 se proclamó campeón de España de los pesos pesados, título que retuvo al año siguiente venciendo por KO en el tercer asalto. En 2005 la editorial Sinmar publica su primer libro de poesía “Cartas desde el Palmar” y en 2008 la editorial Adeire saca a la venta “Lokura” un ensayo escrito en prosa. Este año Adeire publicará su tercer libro “Días”. Actualmente, además, es cómico de “stand up comedy”, y se dedica a contar historias en teatros, café-teatros, bares de copas y en todo tipo de garitos, recintos o habitáculos donde le lleve “Paramount Comedy”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s